13 preocupaciones sobre el cuidado dental en personas mayores

13 preocupaciones sobre el cuidado dental en personas mayores

1. ¿Necesito preocuparme de la caries si soy una persona mayor?

Sí, en realidad la caries puede ser más frecuente en adultos mayores que en otros segmentos de la población por varias razones:

  • Menor exposición al flúor y a los cuidados dentales durante la infancia
  • Mayor probabilidad de desarrollar caries alrededor de empastes antiguos
  • Más riesgo de sufrir caries en la raíz de los dientes debido al retraimiento de encías y la mayor exposición de la superficie de las raíces
  • Menos saliva en la boca debido a la edad o a ciertos medicamentos, lo que favorece la aparición de caries. La saliva arrastra y limpia los restos de comida, neutraliza los ácidos y dificulta la formación de placa y la acción de las bacterias responsables de la caries

2. Mis dientes se han vuelto de repente muy sensibles al frío y al calor, pero mi boca está sana ¿Por qué puede ser esto?

El retraimiento de las encías puede causar hipersensibilidad en los dientes. A medida que el tejido de las encías retrocede, la raíz de los dientes queda expuesta y esto provoca el exceso de sensibilidad. Malas técnicas de cepillado, dentífricos inadecuados, disfunción masticatoria, apiñamientos, apretamiento y bruxismo son algunos de los principales factores agravantes

El tratamiento para resolver el problema puede ser el uso de colutorios con flúor o cambiar el dentífrico por uno específico para dientes sensibles y aprender una buena técnica de higiene con cepillos apropiados de cerdas suaves. En otros casos puede ser necesario realizar un injerto de tejido blando que cubra la exposición de la dentina radicular. Su dentista es quien puede diagnosticar el problema y tratarlo de la manera más adecuada.

3. ¿Es la ortodoncia una opción válida en personas mayores?

No hay límite de edad para corregir unos dientes mal colocados o apiñados. El proceso mecánico empleado para mover los dientes es el mismo independientemente de la edad. Por lo tanto, los efectos de un tratamiento de ortodoncia beneficiarán tanto a jóvenes como adultos a la hora de mejorar la función de la boca y su apariencia.

La principal diferencia entre niños y adultos es que cierto tipo de correcciones son más complicadas y llevan más tiempo en adultos porque sus huesos ya no están creciendo.

4. ¿Tengo mayor riesgo de cáncer oral debido a la edad?

Sí, el riesgo de cáncer oral se incrementa con la edad. Cualquier tipo de lesión en la lengua u otro sitio de la boca debe ser examinado minuciosamente y sometido a un seguimiento por parte del profesional. El consumo de tabaco y alcohol están asociados con la aparición del cáncer de boca.

5. ¿Hay algo que se pueda hacer para solucionar el problema de movilidad en mis dientes?

Lo primero que debe hacer es acudir a un dentista experto en periodoncia (es decir, experto en diagnosticar, tratar y prevenir las enfermedades en las encías y el hueso que soporta los dientes (tanto dientes naturales como artificiales). El periodoncista  estudiará su problema, revisará sus hábitos de higiene bucal y su historial médico y le propondrá el plan de tratamiento adecuado.

Tenga en cuenta que ciertas enfermedades como la diabetes, entre otras, favorecen la aparición de la enfermedad periodontal y al problema de movilidad en los dientes.

6. ¿Cómo afecta fumar durante muchos años a la salud de mi boca?

Lo primero, y más preocupante, es que incrementa el riesgo de cáncer oral. Otras consecuencias del consumo de tabaco son:

  • Retraso en la curación tras la extracción de un diente o un tratamiento periodontal
  • Mayor pérdida de hueso en los maxilares
  • Mal aliento
  • Cambios de color en los dientes
  • Disminución de las defensas y calidad de la saliva
  • Menos riego sanguíneo y atrofia de la encía

7. ¿Se puede tratar en el dentista a una persona con demencia?

Sí, las personas mayores con niveles moderados de demencia pueden ser tratadas en el dentista y recibir anestesia. Normalmente es mejor pedir cita a primera hora de la mañana cuando el paciente está más alerta. El cuidador tiene que comunicar a la persona con demencia que va a acudir al dentista y la razón de la visita.

Con este tipo de pacientes es muy conveniente planificar los tratamientos dentales lo antes posible una vez han sido diagnosticados con demencia. De esta forma se podrán realizar tratamientos de mantenimiento más sencillos a medida que el paciente va cumpliendo años, en lugar de acudir sólo cuando hay una urgencia y tener que someterse a un tratamiento mucho más complicado.

8. ¿Necesito acudir al dentista si no tengo dientes o si no sufro problemas dentales?

Incluso si no tiene dientes o si ha sufrido pocos problemas dentales a lo largo de su vida es importante, especialmente a su edad, que acuda al dentista al menos una vez al año para someterse a un examen bucal (oral) completo. En estas revisiones se comprueba que no hay indicios de cáncer oral ni enfermedades en lengua, labios, mucosas, glándulas salivales, patología de la Articulación témporo-mandibular y zonas limítrofes.

9. Mi dentadura removible o postiza ya no es tan cómoda como antes ¿qué debo hacer?

Sus encías y el hueso que las soporta cambian con el tiempo de manera que es posible que su dentadura empiece a desajustarse.

Nunca intente usted mismo arreglar su dentadura con la esperanza de que ajuste mejor, ya que podría provocar un daño irreparable.

Puesto que las dentaduras están concebidas para que ajusten perfectamente a su boca, si usted percibe cualquier tipo de desajuste o incomodidad, lo más probable es que necesite acudir a su dentista para realizar los ajustes precisos. Sólo en caso de emergencia puede emplear adhesivos durante breve tiempo para fijar su dentadura, hasta el momento en que acuda a su cita con el dentista.

10. ¿Por qué tengo dificultad para masticar y tragar ciertos alimentos?

Estas dificultades pueden ser debidas a la existencia de dientes desgastados, mal articulados o cariados, junto con dentaduras que no ajustan bien, falta de saliva en boca u otros problemas perfectamente tratables.

Mantener una alimentación adecuada es importante no sólo para la salud de su boca sino también para su salud en general.  Siga estos consejos:

  • Siga una dieta variada que incluya todos los grupos de alimentos (lácteos, panes y cereales, carnes, legumbres, frutas y vegetales, etc.)
  • Elija una dieta con abundancia de frutas y vegetales
  • Elija una dieta baja en grasas saturadas y colesterol
  • Elija una dieta moderada en azúcares
  • Elija una dieta moderada en sal
  • Si consume bebidas alcohólicas, beba con moderación
  • Es posible que necesite algún suplemento vitamínico o de minerales. Consulte con su médico.

11. ¿Puede afectar mi medicación al tratamiento dental?

Sí, la medicación puede influir en su salud dental. De hecho, cada vez que visite a su dentista, asegúrese de que recibe una información detallada, actualizada y completa sobre cualquier tema relacionado con su salud: hospitalizaciones o cirugías recientes, enfermedades o cualquier cambio de salud desde la última visita, y cualquier cambio en la medicación que esté tomando.

Respecto a la medicación, asegúrese de anotar y llevar a la consulta los nombres de toda la medicación que está tomando, su dosificación y la frecuencia de uso. Incluya también cualquier medicamento que tome sin receta médica, así como cualquier suplemento o producto de herbolario. Toda esta información debe ser tenida en cuenta por su dentista  a la hora de panificar el tratamiento más seguro y efectivo para usted.

12. He oído que los implantes dentales pueden ser una alternativa a las dentaduras postizas ¿Qué debo saber sobre los implantes?

Lo primero que debe saber es que cada vez más las personas mayores conservan sus dientes naturales por más tiempo. La pérdida de dientes en personas entre 55 y 65 años se ha reducido enormemente desde los años 1960. Esto es debido a los avances científicos así como a la mayor concienciación de la población sobre la importancia de una buena higiene dental.

A pesar de esto, algunas personas sufren la pérdida de uno o varios de sus dientes y necesitan una solución. Una de estas soluciones son los implantes dentales que sirven para reemplazar la raíz de sus dientes. Los implantes soportan y proporcionan una fuerte sujeción a la prótesis fija o removible que sustituye a los dientes naturales perdidos.

No todo el mundo es candidato para un tratamiento con implantes dentales. Los pacientes deben tener unas encías sanas y hueso suficiente para poder alojar el implante. Los grandes fumadores, las personas con problemas crónicos no controlados (como diabetes o problemas cardiacos) o pacientes que hayan recibido radioterapia en la zona de la cabeza-cuello, necesitan ser evaluados de manera especial. Pregunte a su dentista si los implantes son una opción válida para usted.

13. Tengo artritis en las manos y dificultad para limpiarme los dientes ¿Qué me puede recomendar?

Existen varias adaptaciones que puede probar para que el cepillado diario sea más fácil para usted. Para aumentar el tamaño del mango del cepillo puede utilizar cinta adhesiva o insertar el mango en una pelota de goma o en el mango de goma de una bicicleta. Para aumentar la longitud del mango del cepillo puede utilizar un palo como los de los helados o los que se emplean para explorar la garganta y unirlos con cinta adhesiva al cepillo.

Finalmente puede que la mejor opción para usted sea emplear un cepillo eléctrico, dependiendo de su fuerza de agarre y de su destreza.

Existen también una serie de ayudas a la hora de utilizar la seda dental. Pregunte a su dentista o higienista dental sobre qué producto es el más indicado para usted.