Blanqueamiento dental

Blanqueamiento dental

En la actualidad existe una variedad de tratamientos y productos que permiten mejorar el color y la apariencia de nuestra dentadura. A todo el mundo le encanta lucir una bonita sonrisa y unos dientes más blancos.

Hay personas que están satisfechas con el aspecto general de sus dientes y les basta con una buena higiene bucal diaria y las limpiezas periódicas en su clínica dental de confianza.

No obstante, en otros casos, es posible que no estemos contentos del todo con el color de nuestra dentadura bien porque tengamos algunos dientes con una estética deficiente o bien porque un diente pueda haberse oscurecido tras un trauma dental o una endodoncia.

Si por la razón que sea usted quiere que su dentadura tenga un color más blanco y un mejor aspecto debe conocer todas las opciones de que dispone actualmente.

Tipos de blanqueamiento dental

El blanqueamiento dental puede ser:

  • blanqueamiento dental interno (en dientes desvitalizados únicamente)
  • blanqueamiento dental externo (el más habitual)

También, según donde se realice el tratamiento podemos distinguir entre:

  • Blanqueamiento en la clínica dental
  • Blanqueamiento en casa
  • Técnicas mixtas de blanqueamiento (en clínica y en casa)

Blanqueamiento dental externo

Actualmente el blanqueamiento dental se basa casi exclusivamente en la utilización de productos blanqueadores con diferentes concentraciones de peróxido de carbamida en su composición.

Estos productos, al activarse (generalmente con calor o una luz especial), tienen la propiedad de desprender peróxido de hidrógeno que se filtra a través del esmalte llegando a la dentina. La dentina es el tejido interno del diente que define su color y, por efecto del peróxido de hidrógeno, sufre un proceso de oxidación que da como resultado el blanqueamiento de los tejidos dentarios.

Blanqueamiento dental - esquema de un diente

El grado de blanqueamiento varía de un paciente a otro y dependerá del color particular de cada dentadura. Cada persona tiene un color particular  que deberá ser estudiado por el profesional para determinar las expectativas del blanqueamiento.

Realizar un pronóstico exacto sobre el color final es complicado en algunos casos, en estas circunstancias lo más recomendable es realizar el blanqueamiento poco a poco por un periodo de tiempo más largo que podría llegar a los seis meses. De esta forma el blanqueamiento será más gradual y seguro a la hora de conseguir el resultado deseado.

¿Qué debería preguntar a su dentista?

En general todas las técnicas de blanqueamiento funcionan pero debemos saber si en nuestro caso particular el blanqueamiento está indicado y asegurarnos de que nos van a aplicar  un buen producto de reconocido prestigio y una técnica adecuada.

El dentista puede informarle de qué método de blanqueamiento es el más indicado para usted. Los productos blanqueadores no corrigen todos los tipos de decoloración. Por ejemplo, los dientes amarillentos es probable que se blanqueen mejor que los dientes con tonos más marrones o grises. También hay que saber que el blanqueamiento no será uniforme si sus dientes anteriores tienen algún tipo reconstrucción o sellado con composite. Tenga en cuenta que el producto blanqueador no afecta al color de estos materiales y por lo tanto destacarán más si sometemos nuestra dentadura a un blanqueamiento dental. En estos casos es interesante investigar otras opciones como las carillas de porcelana o de composite.

En casos de hipersensibilidad dental el tratamiento debe realizarse siempre en clínica para poder controlar de manera minuciosa qué partes de la dentina van a ser tratadas y aislar y proteger las zonas donde no es necesario aplicar el producto.

¿En qué casos no es aconsejable el blanqueamiento dental?

  • Menores de edad
  • Embarazo
  • Lactancia
  • Diabetes o enfermedades cardiacas
  • Alergia a peróxidos
  • Exposiciones dentinarias
  • Exposiciones radiculares
  • Hipersensibilidad dental
  • Estructura interna del diente anómala
  • Dientes muy oscuros
  • Dientes con grandes restauraciones
  • Dientes con obturaciones repetidas
  • Dientes con obturaciones filtradas o defectuosas
  • Pigmentaciones provocadas por corrosión de amalgamas
  • Periodontitis sin tratar
  • Caries sin tratar
  • Grietas o fisuras
  • Defectos importantes en el esmalte
  • Traumatismos dentales
  • Reabsorción radicular
  • Proceso infeccioso apical (habrá que tratarlo antes)

¿En qué consiste el blanqueamiento dental en casa?

Sin supervisión profesional

El blanqueamiento que una persona puede realizar con los medios a su alcance tiene un efecto limitado en el mejor de los casos. Muchas veces se malgasta el dinero en dentífricos y colutorios que quitan manchas pero que no blanquean el diente. Estos productos ayudan a eliminar las manchas superficiales gracias a la acción de agentes ligeramente abrasivos pero, a diferencia de las soluciones blanqueadoras empleadas en la clínica dental, estos productos no alteran el color intrínseco de los dientes.

Con supervisión profesional

Se crean en el laboratorio dos férulas (una para los dientes superiores y otra para los inferiores) de estructura flexible y transparente que se adaptan a la forma de los dientes del paciente.

Al paciente se le entrega un kit de blanqueamiento con el producto blanqueador junto con las dos férulas y las intrucciones de uso.

Siguiendo las instrucciones de uso se aplica el producto blanqueador sobre la férula y ésta se coloca en boca. Es importante limpiar bien los dientes antes de colocarnos la férula. El momento y la duración de la aplicación de la ferula en boca dependerá de varios factores (concetración del producto, características del paciente, etc.).

Se hará una revisión en la consulta cada semana para poder evaluar el progreso del tratamiento y el color obtenido y actuar en consecuencia.

Deberá hablar con su dentista en caso de que algún efecto secundario se vuelva demasiado molesto. Los dientes pueden volverse más sensibles durante el tratamiento, en la mayoría de los casos esta sensibilidad es temporal y debe reducirse una vez finalizado el tratamiento. Algunas personas pueden sufrir también irritación de los tejidos blandos de la boca. Si usted está preocupado por estos efectos secundarios debe hablar con su dentista para que le aconseje.

¿En qué consiste el blanqueamiento en la clínica dental?

Si usted se va a someter a un blanqueamiento de los dientes, es posible que su dentista le sugiera realizar el tratamiento en la clínica dental. Este procedimiento requiere normalmente más de una visita a la clínica y cada sesión puede durar entre 30 minutos y una hora aproximadamente.

Durante la sesión de blanqueamiento en la clínica será necesario proteger los tejidos blandos de la boca con un gel o una férula. El agente blanqueador es entonces aplicado con tres o cuatro pausas para renovar el producto blanqueador aplicado sobre los dientes.

En algunos casos el producto blanqueador se activará mediante calor, luz especial o láser. En otros no hace falta aporte lumínico de ningún tipo ya que se activan al mezclarlos con un catalizador. Hay mucha publicidad que hace énfasis en el método de activación empleado (láser, lámpara de plasma, etc.), en realidad es indiferente ya que el principio activo es el mismo en todos los casos (peróxido de hidrógeno). Lo verdaderamente importante es la calidad del producto y el buen hacer profesional para prevenir efectos secundarios no deseados (reabsorciones radiculares, pulpitis, hipersensibilidad crónica, etc.)

Precauciones durante el blanqueamiento dental

Si el blanqueamiento se realiza exclusivamente en la clínica siga las indicaciones y consejos de su dentista.

Si vamos a realizar el tratamiento total o parcialmente desde casa es aconsejable reducir al máximo ciertos hábitos y comidas o bebidas con pigmentos (café, té, tabaco, etc.). Hay que tener en cuenta que durante esta fase los dientes son más susceptibles de colorearse por efecto de pigmentos externos.

Precauciones tras finalizar el blanqueamiento

Si hay sensibilidad al frío o pequeñas molestias no debemos preocuparnos ya que en la mayoria de los casos son de carácter pasajero. No obstante, si no remitieran habrá que consultar al dentista para que nos recomiende algún producto desensibilizante.

Tras el tratamiento podemos emplear colutorios y dentífricos normales flúorados (pero no coloreados durante al menos 15 días).

Durante 4 o 5 semanas es aconsejable evitar bebidas con gas, alimentos ácidos y cualquier producto o alimento que provoque manchas (colas, cítricos, espinacas, vino tinto, café, té, etc.). En esta fase el diente es más propenso a colorearse pero luego podemos realizar vida normal.

El resultado final obtenido puede permanecer en boca durante varios años (dependerá de los dientes de cada persona, de su cuidado y sus hábitos). Pasado este tiempo vamos perdiendo el blanqueamiento aunque nunca volveremos al color inicial, nuestros dientes siempre quedarán más blancos. En estos casos es aconsejable una o varias sesiónes de recuerdo en la clínica dental para recuperar el blanqueamiento deseado.