¿Cuánto cuesta un implante dental?

¿Cuánto cuesta un implante dental?

Una vez el paciente asume que la mejor opción que tiene para reemplazar los dientes que le faltan es un tratamiento con implantes dentales, el coste se convierte en uno de los factores que más preocupan y que puede llegar a condicionar el hecho de someterse finalmente al tratamiento o no.

Es lógico que esto sea así ya que generalmente el tratamiento con implantes dentales suele ser bastante más costoso que otros tratamientos alternativos como las dentaduras postizas o los puentes.

Por lo tanto, antes de tomar la decisión y decidirse directamente por un tratamiento con implantes, es bueno que usted tenga una idea clara del coste total de todo el procedimiento para poder valorar el impacto real que tendrá para su economía.

El coste de colocar un diente soportado por un implante de calidad puede variar entre los 1500 € y los 2500 €. Si usted necesita reemplazar varios dientes, no siempre deberá multiplicar estas cantidades ya que, dependiendo del caso, puede tener varios dientes (o incluso dentaduras completas) soportados sobre un número reducido de implantes.

Las diferencias y variaciones en precio que podemos encontrar entre unos tratamientos y otros se debe a que hay muchísimas técnicas, procedimientos y elementos implicados que pueden influir el presupuesto final.

A continuación explicamos los factores más importantes que pueden afectar al coste total de un tratamiento con implantes dentales:

1. Coste del material

Los implantes dentales se realizan en diferentes materiales como titanio, aleaciones de titanio, zirconio, etc. Dependiendo del tipo, pureza y calidad del material el coste puede variar significativamente.

Superficie implante dentalEl tratamiento de la superficie de los implantes es importante ya que influye en el grado de osteointegración de ese implante. Algunos fabricantes tienen patentados los tratamientos de superficie de sus implantes (tratamientos mecánicos, grabados ácidos, recubrimientos, granallados con materiales abrasivos, rociado de plasma de titanio, etc.) y esto hace que su precio sea más alto que los de otras marcas que no aplican un buen tratamiento para mejorar la interfaz entre hueso e implante.

El tipo de pilar utilizado (el pilar es lo que une el implante a la corona) y el material del mismo incide de igual manera en el precio. Por ejemplo, en ciertos casos puede ser más recomendable por temas estéticos un pilar de zirconio personalizado frente un pilar de titanio o de oro.

El material utilizado para hacer la corona (la parte del diente que se ve) es otro factor que hace que el coste varíe. Las coronas se pueden realizar en porcelana, titanio, metal noble, zirconio, combinaciones de los anteriores, etc.

Es interesante que usted pregunte a su dentista con qué marca de implantes trabaja, algunos de los nombres más prestigiosos por su calidad y fiabilidad son: Straumann, Nobel Biocare, 3i, Astra Tech y Friadent.

2. Técnicas de diagnóstico por imagen

Insertar un implante dental es un procedimiento delicado que requiere un alto nivel de precisión. El odontólogo debe estar altamente cualificado para realizarlo y tiene que saber, antes de empezar, cual va a ser la posición exacta del implante. Para ello se utilizan diferentes herramientas de diagnóstico como las placas radiográficas (periapical y ortopantomografía), las tomografías axiales computarizadas, las tomografías volumétricas, etc. Dependiendo de las necesidades, el dentista decide qué técnica de diagnóstico por imagen es la más apropiada y esto puede afectar al coste final del tratamiento.

3. Cirugía guiada

La cirugía guiada consiste en realizar un modelo tridimensional virtual de la mandíbula y/o maxilar superior con información precisa sobre la localización, inclinación y profundidad de los implantes. Con la información contenida en este modelo se realiza una guía o férula quirúrgica que sirve para trasladar con total precisión la localización, inclinación y profundidad de los implantes en el momento de la cirugía real.

Las ventajas de la cirugía guiada son muchas (predictibilidad, cirugía más precisa, disminución del tiempo de recuperación, etc.) pero aumenta significativamente el coste del tratamiento.

4. Tratamientos adicionales requeridos

Dependiendo de las características del paciente y el grosor del hueso disponible es posible que sea necesario realizar previamente tratamientos adicionales como una regeneración ósea guiada, injertos de hueso o la elevación del seno maxilar.

5. El trabajo del laboratorio

La calidad y precisión del trabajo realizado por el laboratorio dental influye decisivamente en el resultado final obtenido. No todos los laboratorios tienen las mismas tarifas y existen diferencias en cuanto a experiencia, cualificación, calidad de los trabajos, medios disponibles, tecnologías empleadas, etc.

6. Experiencia del odontólogo en implantología

La formación y experiencia del profesional influye también en la calidad y el coste del tratamiento. Un dentista bien formado y especializado en implantología con años de experiencia y muchos casos de éxito a lo largo de su carrera profesional puede cobrar mucho más que otro menos experimentado que se encuentre al inicio de su carrera.

Algunos odontólogos podrán realizar todos los procedimientos requeridos para un implante, incluida la cirugía oral, mientras que otros pueden encargarse de colocar las prótesis o las coronas pero no la cirugía de implantación, regeneración ósea o elevación de seno. Que cada uno de estos servicios sea realizado por diferentes especialistas puede hacer variar el coste final del tratamiento.

7. Cuidados y mantenimiento

El implante es hoy por hoy el tratamiento más parecido al diente natural y por lo tanto requiere de unos cuidados y un mantenimiento similares. Los implantes que no se cuidan pueden desarrollar placa, sarro, gingivitis, periimplantitis, etc. que pueden ocasionar la pérdida del implante si no se previenen a tiempo. Será necesario acudir a las revisiones periódicas establecidas por su dentista para asegurar la supervivencia de sus implantes durante muchos años.

Conclusión

En general, el coste de un tratamiento con implantes es alto y depende de varios factores. Antes de someterse al tratamiento usted debe estar preparado para invertir en ello la cantidad mínima necesaria, salvo que quiera aventurarse en terreno peligroso.