Diez malos hábitos que pueden dañar tus dientes

Diez malos hábitos que pueden dañar tus dientes

Algunos de estos hábitos pueden provocar un daño inmediato (fracturar un diente, por ejemplo), otros dañarán la boca más a largo plazo. En todo caso, abandone estos malos hábitos en la medida de lo posible ¡por el bien de sus dientes!

1. Chuparse el dedo o el labio

Los niños que todavía se chupan el dedo o el labio una vez sus dientes definitivos empiezan a salir (normalmente entre los 5 y 6 años) pueden sufrir cambios permanentes que afectan a los dientes y a la estructura de la mandíbula. Más específicamente, chuparse el dedo puede causar mal-posición de los dientes lo que conduce a una serie de problemas como dificultad a la hora de masticar y problemas de respiración. Por lo tanto, por el bien de sus hijos, evite que se chupen el dedo o el labio.

2. Chupar limón

La gente que tiene este hábito está poniendo sus dientes en peligro. ¿Por qué? Los limones son muy ácidos y esta acidez corroe el esmalte. Una exposición frecuente a este tipo de sustancias ácidas puede destruir por completo el esmalte de sus dientes.

3. Cepillarse de manera muy enérgica

Cepillarse regularmente es indispensable para una buena salud oral, pero si lo hace de manera muy vigorosa puede causar más daño que bien. Cepillarse demasiado fuerte puede desgastar el esmalte, irritar sus encías, aumentar la sensibilidad, etc. ¡Utilice siempre un cepillo con cerdas suaves!

4. Apretar o rechinar los dientes

Para algunas personar, el estrés lleva a que aprieten o rechinen los dientes. No es fácil imaginar la presión que hacemos cuando ocurre esto y podemos sufrir desgaste e incluso fracturar nuestros dientes.

5. Masticar cubitos de hielo

Los cubitos de hielo pueden parecer inofensivos pero su dureza puede ocasionar serios daños a nuestros dientes. Los dientes están diseñados para masticar alimentos no para romper cosas con ellos. Aunque le parezca fácil romper un hielo con los dientes, tenga en cuenta que las batidoras necesitan cuchillas especiales para triturarlo.

6. Utilizar los dientes como una herramienta multiusos

Algunas personas utilizan sus dientes para quitar una etiqueta de la ropa, abrir una bolsa de patatas o incluso para quitar el corcho de una botella. Los dientes no son tijeras, no son sacacorchos, utilizarlos como una herramienta acabará dañándolos o incluso rompiéndolos. Los dientes sirven básicamente para tres cosas: masticar la comida, hablar correctamente y estar más guapos cuando sonreímos.

7. Mordisquear el lápiz

El hábito de sostener objetos con los dientes (bolígrafos, lapiceros, patillas de las gafas, etc.) es peligroso. No nos imaginamos la presión que se ejerce cuando el diente muerde un objeto duro que no sea comida. Morder un lápiz o similar puede causar que los dientes se desplacen o se rompan.

8. Morderse las uñas

Morderse las uñas no sólo afecta a la apariencia de sus manos, puede dañar también sus dientes y la articulación de la mandíbula.

9. Abusar de los refrescos

Las bebidas carbonatadas son dañinas para los dientes porque tienden a ser muy ácidas. Incluso si se trata de una bebida sin azúcar la acidez acabará afectando al esmalte. Los efectos son incluso peores si las tomamos sorbiéndolas lentamente, la gente no se da cuenta que puede estar bañando sus dientes en ácido durante una hora.

10. Usar palillos o mondadientes

Si no tenemos cuidado podemos dañar las encías al emplear un mondadientes. No olvide que las herramientas adecuadas para limpiar entre los dientes o eliminar empaquetamientos de comida son la cinta dental y los cepillos interproximales.