¿Es seguro acudir al dentista durante el embarazo?

¿Es seguro acudir al dentista durante el embarazo?

Parece que últimamente hay un pequeño baby boom en nuestra clínica. Increíblemente hemos tratado a unas cuantas futuras mamás este último año (gracias en parte a las campañas de salud oral y embarazo que hacemos regularmente). Además, dos de nuestras doctoras han sido mamás hace poco tiempo, por lo que me pregunto si se estará recuperando la natalidad en nuestro país.

El embarazo no era la única cosa que estas pacientes tenían en común. Todas y cada una de ellas, con pocas excepciones, expresaban siempre la misma duda: Doctor: ¿Es seguro acudir al dentista durante el embarazo?”

Desde mi humilde perspectiva como padre y abuelo que ha vivido de cerca los embarazos que han dado lugar al nacimiento de mis propios hijos y de mis dos nietas, y como dentista, que ha tratado en innumerables ocasiones a pacientes embarazadas, la gestación es realmente uno de los verdaderos milagros de la naturaleza. Y durante este periodo tan extraordinario, he sido testigo de cómo las futuras mamás experimentan un sentido elevado de la responsabilidad que las lleva a preocuparse mucho más por su salud y la de sus futuros bebés.

Revisiones prenatales rutinarias, cuidados especiales con la dieta, dejar de fumar y beber alcohol, dejar de tomar ciertos medicamentos, clases preparto y hacer ejercicio de manera regular son algunas de las medidas más importantes que la mayoría de las madres adoptan para salvaguardar la salud de sus bebés.

Pero lo que muchas veces se ignora, y a veces incluso se entiende de manera errónea, es la importancia de una óptima salud dental durante el embarazo.

El cuidado dental preventivo, que incluye revisiones rutinarias y limpiezas dentales en consulta, el tratamiento de las posibles caries y problemas en las encías e incluso, si es necesario, una endodoncia, no es sólo seguro durante el embarazo sino altamente recomendable. En agosto de 2013 el Colegio de Obstetricia y Ginecología en Estados Unidos publicó su postura oficial acerca de los cuidados dentales durante el embarazo, diciendo que “los cuidados dentales rutinarios y preventivos, incluyendo el uso de anestesia local, son seguros durante el embarazo y muy importantes para la salud de la madre y del futuro bebé.”

Mientras que otros tratamientos más opcionales como el blanqueamiento dental, tratamientos cosméticos u otros procedimientos más complicados y de larga duración deben ser retrasados hasta que nazca el bebé, el cuidado dental básico no debería post-ponerse.

Anestesia durante el embarazo

Articaina con epinefrina
La mayoría de los anestésicos locales se consideran seguros durante el embarazo. La lidocaína es el anestésico dental más utilizado en la actualidad y, aunque traspasa la placenta, no es tóxico para el bebé en desarrollo. Yo uso diferentes anestésicos locales como: Mepivacaina, Articaina, Lidocaina, eligiendo el más apropiado a cada paciente y en la mínima cantidad efectiva para cada caso, y siempre asegurándome del completo confort de mi paciente. El dolor por si mismo puede inducir unas respuesta fisiológica que es mejor evitar, especialmente durante el embarazo.

Muchos dentistas utilizan lidocaína combinada con epinefrina (otra manera de llamar a la adrenalina) pero yo tiendo a evitarla con mis pacientes embarazadas. La epinefrina no es perjudicial durante el embarazo en las dosis correctas, pero puede causar a veces un estado transitorio de excitación con ritmo cardiaco acelerado que podría ser estresante para el feto.

¿Cuál es el mejor trimestre para a acudir al dentista?

Durante el primer trimestre de embarazo es mejor evitar cualquier tratamiento dental que vaya más allá de una urgencia o una limpieza dental. Es durante este tiempo cuando la mayoría de los órganos del feto en desarrollo se están formando. Sin embargo, después del primer trimestre la mayoría de los sistemas ya están desarrollados y el resto del progreso fetal consiste principalmente en maduración y crecimiento.

El mejor momento para recibir tratamiento dental es durante el segundo trimestre. En el caso de pacientes que se encuentren en su segundo trimestre de embarazo me centro en resolver y controlar problemas en desarrollo como la caries o la enfermedad periodontal. De esta manera elimino posibles complicaciones que pueden aparecer al final del embarazo y durante lactancia.

No es perjudicial someterse a un tratamiento dental durante el tercer trimestre de embarazo, pero el incremento de tamaño del bebé puede hacer que tumbarse en el sillón durante un periodo más o menos largo de tiempo sea incómodo para la madre.

¿Qué medicación es segura durante el embarazo?

La medicación para el dolor debe restringirse únicamente al paracetamol. Cualquier otro analgésico como la aspirina o antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno deben evitarse. Si fuera necesario algún otro tipo de medicación más potente que contenga opioides (como por ejemplo la codeína), sólo la prescribo después de haber consultado con el obstetra de mi paciente.

Los antibióticos como la penicilina, amoxicilina, cefalosporinas y clindamicina se consideran generalmente seguros durante el embarazo. Pero los antibióticos del tipo tetraciclinas no están recomendados porque podrían provocar manchas en los dientes del bebé en desarrollo.

¿Es seguro hacerse radiografías durante el embarazo?

Hacerse radiografías, en particular radiografías digitales, se considera seguro durante el embarazo si se emplea la técnica adecuada y un delantal de plomo para proteger al feto. Sin embargo la mayoría de los dentistas (entre los que me incluyo) tratamos de evitarlas salvo que sea absolutamente necesario.

Conclusión

Recuerda: No sólo es seguro acudir al dentista durante el embarazo sino que es altamente recomendable. Si estás nerviosa al respecto no estás sola. Informa a tu dentista e higienista dental de tu estado (aunque todavía no lo hayas hecho público). Ellos te ayudarán y te darán los mejores consejos para cuidar adecuadamente de tus dientes y encías durante este momento particularmente vulnerable para tu boca. Si existiera algún problema urgente o complicado que tratar, tu dentista consultará seguramente con tu obstetra sobre tus necesidades.

¡Muchas felicidades y disfruta de tu embarazo!