Extracción de las muelas del juicio

Extracción de las muelas del juicio

¿Qué son las muelas del juicio?

Las muelas del juicio (o cordales) son los terceros molares que se encuentran en el extremo posterior de la boca. Se denominan coloquialmente “muelas del juicio” porque en general aparecen entre los 17 y los 25 años, edad en la que comenzamos a ser adultos y tener algo de sensatez y madurez.

¿Por qué tenemos muelas del juicio?

Aunque en algunos casos las muelas del juicio salen bien y no causan ningún tipo de problema no es lo habitual. Se estima que el 95% de la población tiene complicaciones con sus muelas del juicio y la mayoría tiene pocas posibilidades o ninguna de que esas muelas cumplan con eficacia la función masticatoria sin causar problemas.

Entonces, ¿por qué desarrollamos las muelas del juicio si son inservibles y causan problemas en millones de bocas? Una posible respuesta es que nuestros ancestros necesitaban más dientes para poder masticar la dieta de entonces, mucho más dura que la de ahora. Este grupo extra de muelas ya no es necesario hoy en día, según la mayoría de antropólogos, el tamaño de nuestra mandíbula se ha ido reduciendo en los últimos 20.000 años con lo que ya no queda sitio para las muelas del juicio. Aunque no es lo habitual, hay personas que no llegan a desarrollarlas nunca.

¿Cuándo es necesario extraer las muelas del juicio?muelas del juicio

No es fácil afirmar a priori si es necesario o no extraer las muelas del juicio. Tendrá que ser su dentista el que le diga cuál es la mejor opción después de haber estudiado su caso. En general se suele recomendar la extracción en las siguientes circunstancias:

  • La mandíbula no es lo suficientemente grande y las muelas del juicio no son capaces de asomar a través de la encía
  • Las muelas del juicio no emergen del todo provocando que la encía crezca parcialmente sobre ellas favoreciendo las infecciones
  • Por motivo de un tratamiento con ortodoncia
  • Por apiñamientos provocados por las muelas del juicio al no haber espacio en la mandíbula
  • En caso de infección de la muela o daño al hueso
  • La muela del juicio tiene una mala posición o un ángulo incorrecto

¿En qué consiste la intervención?

Salvo en casos de especial riesgo la intervención se realiza en la propia consulta dental utilizando un anestésico local.

Si existe algún tipo de infección en la boca lo normal es retrasar la cirugía hasta que esta infección desaparezca. Su dentista puede suministrarle antibióticos para ayudar a eliminar la infección.

Antes de la extracción se anestesia la zona.  A veces será necesario abrir la encía para acceder a la muela y si hay hueso cubriéndola habrá que eliminarlo. En los casos más complicados puede ser necesario cortar la muela en piezas más pequeñas y fáciles de extraer.

Tras la extracción es posible que haya que poner algún punto de sutura. Su dentista le indicará si los puntos se disuelven pasado un tiempo o si será necesario acudir de nuevo a la consulta para retirarlos.

¿Cuáles son los riesgos de la extracción de una muela del juicio?

Cualquier tipo de cirugía, incluida la cirugía oral, tiene sus riesgos. Señalamos a continuación los más destacados:

  • Dolor e inflamación de las encías y tejidos circundantes
  • Sangrado durante un periodo variable de tiempo
  • Dificultades o dolor al abrir la boca
  • Curación lenta de las encías
  • Daño a dientes adyacentes o a trabajos dentales anteriores (coronas, puentes, etc.)
  • Alteración o pérdida prematura del coágulo que se forma en la zona de extracción
  • Insensibilidad o adormecimiento de la boca y los labios por daños o inflamación de los nervios de la mandíbula.
  • Infección tras la intervención.

¿Qué esperar tras la extracción de una muela del juicio?

En la mayoría de los casos, el periodo de recuperación dura unos pocos días y no suele haber complicaciones. Puede seguir estos sencillos consejos para asegurar una buena recuperación tras la extracción de una muela del juicio.

¿Necesita consultar con un profesional?

Pida ahora su cita