La caries y su progresión en la boca

La caries y su progresión en la boca

La caries es la enfermedad más frecuente en el ser humano. Se inicia desde el momento en que los dientes asoman en la encía, en algunos casos de molares de los seis años se exploran caries antes de que la muela asome por completo.
Allí dónde falta el roce de los alimentos adecuados, zonas de declive, surcos y fisuras, superficies interproximales, puntos de difícil acceso, apiñamientos, etc., es donde se inicia la acumulación de placa bacteriana.

La placa bacteriana se forma durante las fases de reposo a partir de la decantación de los restos de alimentos disueltos en saliva (especialmente los hidratos de carbono refinados) que junto con células y fibras muertas forman un biofilm adecuado para que las bacterias se establezcan, proliferen y multipliquen hasta cifras exponenciales. Esas bacterias transforman el biofilm produciendo fermentaciones que causan un aumento de acidez (del que es principal responsable el ácido lactico). Los ácidos tienen gran avidez por las sales y tienden a disolverlas. Los dientes están formados por sales minerales que en contacto con los ácidos se van disolviendo más o menos rapidamente.
Y así comienzan las caries. La progresión de la caries es variable y depende de distintos factores:

  • Dureza inicial del esmalte y/o dentina, no todos los dientes están mineralizados por igual
  • Composición de la saliva. Más ácida, más facilidad para la caries
  • Tipo de alimentación. Más blanda, más ácidos, más dulces, más caries
  • La higiene dental, si es correcta, ralentizará e incluso puede llegar a detener la caries. Es, junto con el tipo de dieta, el arma principal contra la misma

Esquema de la cariesDesde que se inicia la caries y logra atravesar el esmalte, puede pasar bastante tiempo, pero, ¡cuidado!, ésto no sirve para las que comienzan en los surcos y fisuras, donde a veces el aspecto es muy engañoso, se ve una mínima manchita, de color muy variable, que puede esconder una cavidad profunda y todo ello sin dolor ni sensibilidad.
Una vez atravesado el esmalte, la progresión en dentina es mucho más rápida y avanza hacia la pulpa dental, en la mayoría de casos sin producir molestias. Cuando duele suele ser demasiado tarde, sobre todo si afecta a la pulpa (nervio). Esto lleva en la mayoría de casos a la Endodoncia.
Una vez la caries alcanza la cámara pulpar, se infecta el “nervio”(esto sí que causa dolor intenso generalmente) y acaba necrosándose (el dolor suele ir disminuyendo y cambiando). En su avance las bacterias salen al exterior infectando el periodonto, produciendo lo que llamamos un granuloma apical. Incluso en estos extremos se puede realizar el tratamiento endodóntico.
Aunque en ocasiones el granuloma dental no ocasiona molestia alguna, son mucho más frecuentes los casos en que se acompaña de diversos síntomas:

  • Dolor severo y casi siempre pulsátil en un diente
  • Malestar al masticar o al ejercer presión en la pieza afectada
  • Sensibilidad del diente al calor o frío
  • Sabor amargo en la boca
  • Mal aliento (halitosis)
  • En algunas ocasiones puede observarse inflamación en forma de bulto en la base del diente afectado
  • También llega a manifestarse elevación de la temperatura e inflamación de los ganglios en el cuello
  • Malestar general

Si seguimos sin realizar el tratamiento adecuado y dejamos pasar el tiempo, podemos llegar a perder el diente e incluso sufrir problemas más serios tanto para nuestra salud bucal como para nuestra salud en general.