Miedo al dentista: sentirse cómodo en la clínica dental

Miedo al dentista: sentirse cómodo en la clínica dental

Un porcentaje importante de la población tiene miedo al dentista pero estas personas también son conscientes de que el dentista es un profesional indispensable para cuidar nuestra salud oral.

Si preguntamos a diez  personas qué es exactamente lo que temen al acudir al dentista, unas ocho no serán capaces de dar una causa concreta. El  miedo que sentimos en el dentista es a veces relativo y poco definido, por lo tanto si encontramos una clínica dental con un ambiente cómodo y relajado, estos miedos pueden llegar a desaparecer para siempre.

Si lo único que usted percibe al acudir a su clínica dental son instrumentos de frio acero, la bata blanca y la máscara del dentista y el olor típico de los antisépticos probablemente deseará salir rápido de allí y no mirar atrás.

Sin embargo si usted es recibido en un entorno agradable, le invitan a pasar a una sala de espera cómoda, con algunas revistas y también algo de música relajante, se sentirá mejor a cuando tenga que entrar en el gabinete.

Lo primero a la hora de elegir un dentista es que sea profesional y que esté altamente cualificado. Después, la actitud del dentista es otro factor importante a tener en consideración.

¿Le recibe con una sonrisa en su primera visita? ¿Trata de hablar con usted y le comenta lo que ve durante la exploración dental? Si esto es así significa que el dentista se preocupa por usted y está intentando hacerle sentir cómodo. Incluso si usted no puede hablar porque tiene la boca completamente abierta durante la exploración, escuchar lo que le están contando puede distraerle.

Lo cierto es que hay algunos dentistas que no son tan agradables a la hora de tratarle. Si usted no se siente cómodo durante la exploración inicial, tampoco se va a sentir cómodo cuando tengan que realizarle una extracción, un empaste o cualquier otro tratamiento. Por lo tanto puede ser aconsejable buscar otro profesional.

En el caso de que usted sea extremadamente sensible al dolor no debe dudar a la hora de decírselo a su dentista. Así pondrá atención e intentará trabajar más pausadamente, generalmente le explicará los procedimientos que va a realizar para que usted no sienta tanto miedo.

También en estos casos el dentista puede considerar emplear más cantidad de anestésico para asegurarse que usted no percibe ningún tipo de dolor.

En resumen, sentirse cómodo es uno de los factores más importantes a la hora de elegir nuestra clínica dental.