Invisalign vs brackets

Invisalign vs brackets

Idealmente, cuando los dientes de leche se caen (los primeros alrededor de los 6 años), los dientes permanentes que los sustituyen deberían crecer derechos y bien alineados. Sin embargo esto no es así en muchos casos. Algunas personas tienen los dientes mal colocados, apiñados, torcidos o con espacios entre ellos. La buena noticia es que hay formas de corregir estos problemas y conseguir una dentadura perfecta tanto estética como funcionalmente. Invisalign y la ortodoncia con brackets son dos de los métodos más populares para corregir los problemas de alineamiento de los dientes.

¿Por qué es importante tener los dientes bien colocados?

Tener los dientes bien colocados es importante por razones que van más allá del aspecto estético. Por ejemplo:

  • Los dientes apiñados o con mucho espacio entre ellos pueden provocar problemas en las encías. La encía rodea y protege los dientes cuando estos están bien colocados y actúa de barrera frente a infecciones como la periodontitis.
  • Los dientes bien colocados son más fáciles de limpiar y es más difícil que la comida quede atrapada entre huecos de difícil acceso, lo que puede provocar caries, mal aliento, inflamación de las encías y pérdida de dientes.
  • Los dientes mal alineados provoca multitud de problemas relacionados con el desgaste y los desequilibrios de una mala mordida: dificultad para masticar o hablar, problemas en la articulación de la mandíbula, desgaste acelerado de los dientes, etc.

¿Cómo funcionan los brackets?

Los brackets han evolucionado mucho a lo largo de los años. Ya no son tan aparatosos e incómodos de llevar como lo eran hace años. Los brackets de hoy en día se notan mucho menos y son más cómodos de llevar. Constan de tres partes principales:

  • Brackets propiamente dichos: Son las piezas de metal, cerámica o circonio que se pegan a cada diente.
  • Bonding: Es el pegamento que adhiere fuertemente el bracket a cada diente
  • Arco metálico: Es el alambre fino de metal que une los brackets entre sí.

El arco metálico es el que causa que el diente se desplace a su lugar poco a poco al someterse a tensión y tirar del bracket (que a su vez está unido al diente.)

¿Cómo funciona Invisalign?

Esta opción se creó como una alternativa a los brackets ya que mucha gente los evitaba, sobre todo adultos, al ser tan visibles y aparatosos. Este método alinea los dientes sin necesidad de brackets ni alambres. Los alineadores que se emplean son prácticamente invisibles, de ahí su nombre, que es una combinación de las palabras “invisible” y “alinear” en inglés.

Con Invisalign, el ortodoncista toma impresiones e imágenes para crear un modelo tridimensional de la boca del paciente que se genera por ordenador. A partir de este modelo se crean a medida del paciente una serie de alineadores, prácticamente invisibles y extraíbles, que se cambian cada dos semanas aproximadamente. Conforme se va cambiando el juego de alineadores cada dos semanas, los dientes se van moviendo poco a poco de forma gradual hasta que alcanzan su posición ideal.

La duración del tratamiento varía según el estado de la boca del paciente, puede ir desde unos pocos meses hasta un par de años en los casos más complicados.

Invisalign vs Brackets

Saber cuál de estos dos tratamientos es mejor dependerá de cada caso. La decisión la tiene que tomar el ortodoncista tras realizar el diagnóstico de su caso. No obstante, si generalizamos, Invisalign se está convirtiendo en la opción más popular por las siguientes razones:

Ventajas de Invisalign frente a los brackets:

  • No hay restricciones en la dieta. Con los brackets hay que tener mucho cuidado con la comida que queda atrapada y se pega a las diferentes piezas metálicas. Sin embargo los alineadores de invisalign se quitan para comer.
  • Mejor higiene bucal. Como los alineadores se pueden quitar, se puede limpiar la boca y utilizar el hilo dental y el cepillo mucho mejor que con los brackets. Resultado: Menos peligro de caries
  • Mayor comodidad. Los alineadores de Invisalign son de plástico suave, mucho más cómodo que el material de los brackets, que puede llegar a irritar las mejillas y las encías.
  • Menos visitas al ortodoncista. Invisalign permite espaciar las visitas al ortodoncista, lo normal es acudir a consulta cada 6 – 8 semanas para recoger nuevos alineadores, al contrario que con los brackets que lo normal es visitar al ortodoncista cada 4 semanas.
  • Es prácticamente invisible. Esto es lo que más valoran los adolescentes y los adultos. Lo normal es que, si no decimos nada, nadie se dé cuenta de que llevamos puestos los alineadores ya que son transparentes y prácticamente invisibles.
  • Invisalign no está indicado en todos los casos. Existen algunos casos en los que el problema sólo se puede resolver con brackets.
  • Podemos olvidarnos de ponerlo. Con invisalign hay que tener en cuenta que, para que el tratamiento sea efectivo, el tiempo óptimo de llevarlo puesto es entre 20 y 22 horas diarias. Al ser removible, se puede quitar cuando queramos pero existe el riesgo de olvidarnos de ponerlo después de comer, al acostarnos, al salir de casa, etc.

Desventajas de Invisalign frente a los brackets

Podemos perder los alineadores. Por la misma razón podemos perder los alineadores si no somos cuidadosos (por ejemplo, dejarlo olvidado en el restaurante donde nos los hemos quitado para comer). En caso de pérdida hay que ponerse en contacto con el ortodoncista que nos recomendará ponernos el juego anterior de alineadores mientras esperamos a que fabriquen el juego de alineadores perdido. Por lo que siempre debemos tener a mano el juego de alineadores anterior al que estamos usando por si acaso.