Los 10 problemas dentales más frecuentes

Los 10 problemas dentales más frecuentes

Estos son los 10 principales problemas por los que generalmente acudimos a la consulta dental.

1. Dolor de dientes

El dolor de dientes es, la mayoría de las veces, síntoma de una caries o de una infección de las encías. En algunos casos puede deberse también a un absceso periodontal o a un diente impactado (diente que no logra salir o que lo hace parcialmente, típico de las muelas del juicio).

Si tienes algún diente que duele acude a tu dentista lo antes posible para que diagnostique la causa del problema y lo sulucione.

2. Hipersensibilidad en los dientes

Si tus dientes te duelen cuando tomas bebidas calientes, frías, dulces o ácidas, es posible que tengas hipersensibilidad dental. Esto puede estar provocado por multitud de causas: una caries, un diente fracturado, un empaste en mal estado, enfermedad en las encías, esmalte desgastado, cuello de la raíz expuesto por una recesión en las encías, etc. El tratamiento dependerá del origen de la sensibilidad, una vez diagnosticado el problema tu dentista puede explicarte las opciones de tratamiento.

3. Sangrado e inflamación de encías

El sangrado y la inflamación de las encías pueden ser un síntoma de gingivitis, que es la fase más temprana y reversible de la enfermedad periodontal. Es importante tratar la gingivitis a tiempo para evitar problemas más graves.

4. Llagas en la boca

Las llagas en la boca aparecen por multitud de causas, algunas sin importancia otras especialmente graves. Pueden ser infecciones por bacterias, virus, hongos, irritaciones provocadas por prótesis o aparatos bucales, incluso pueden deberse a un cáncer oral. Cualquier llaga o lesión en la boca que no desaparezca en dos semanas debe ser examinada por su dentista.

5. Mal aliento (halitosis)

El mal aliento puede estar provocado por los alimentos que comes, por mala higiene bucal, por falta de saliva en la boca, por tabaquismo, por determinadas condiciones médicas, etc. Si el mal aliento es persistente puede ser un indicio de enfermedad periodontal. Tener una buena higiene bucal y utilizar la seda dental son esenciales para reducir el mal aliento y prevenir la periodontitis. Utilizar un limpiador lingual puede ayudar también. Lo más importante ante un problema de halitosis es diferenciar si el origen es oral o por otras causas.

6. Dolores maxilares

Son muchos los factores que pueden provocar estos síntomas, lo que puede hacer complicado su diagnóstico. Posibles causas incluyen: sinusitis, dolor de muelas, lesiones, bruxismo, periodontitis, alteraciones en la articulación de la mandíbula, etc. Es necesario someterse a una examen completo, con exploración radiológica si es preciso, para determinar el origen del dolor.

7. Sequedad en la boca

La escasez de saliva en la boca suele ser debido a la edad, a un problema de salud o a algún efecto secundario provocado por ciertos medicamentos o tratamientos como la quimioterapia o la radioterapia. La saliva es la principal defensa de la boca ante las  infecciones. Además de su efecto antiséptico y remineralizante de los dientes, la saliva diluye los restos de comida y neutraliza los ácidos producidos por las bacterias presentes en la boca. Sin saliva no puede haber una boca sana. Su dentista puede ayudarle a mitigar los efectos de una boca seca.

8. Dientes mal posicionados

Los dientes apiñados, torcidos o mal posicionados pueden provocar multitud de complicaciones en la boca, aparte del evidente problema estético. Una dentadura desequilibrada puede causar mayor desgaste en los dientes, alteraciones en la articulación de la mandíbula, merma en la masticación, mayor riesgo de caries y de periodontitis ya que es más difícil limpiar algunas zonas etc. Lo adecuado es acudir al ortodoncista para que evalúe tu caso y te proponga un plan de tratamiento.

9. Dientes rotos o fisurados

Un diente roto o fisurado puede ocurrir por muchas razones: fragilidad del esmalte, bruxismo, accidente traumático, etc. Una fisura puede ser invisible, incluso en las radiografías, pero puede ser increíblemente dolorosa y causar problemas graves si no se trata. Si experimentas dolor al masticar acude a tu dentista.

10. Dientes con tinciones, oscurecidos o amarillentos

Tus dientes pueden teñirse o cambiar de color. Estos cambios pueden ser debidos a bebidas como el té y el café, el tabaco, la edad, la genética, lesiones o ciertos medicamentos. Existen varias opciones a la hora de blanquear los dientes o eliminar las manchas externas, pregunta a tu dentista de confianza.